• Oct 2013

Declaración de un bien familiar

La Ley 19335, publicada en el Diario Oficial de 23 de septiembre de 1994, modificó el Código Civil chileno estableciendo una nueva institución, denominada "De los bienes familiares".

Existiendo un matrimonio, sea cual sea el régimen matrimonial bajo el cual los cónyuges se encontraren casados, es decir, sociedad conyugal, separación total de bienes o de participación en los gananciales, el inmueble de propiedad del marido o de la mujer que constituya la residencia principal de la familia, puede ser declarado bien familiar.

Dicha declaración se decreta judicialmente, en un procedimiento breve y sumario, con conocimiento de causa, a petición de cualquiera de los cónyuges y con citación del otro.

La declaración de bien familiar no implica una alteración del derecho de dominio, pero si restringe y limita las facultades de administración y disposición del bien de que se trata por parte del cónyuge propietario. En efecto, como consecuencia de la citada declaración el inmueble y los bienes muebles que lo guarnecen no podrán ser enajenados, hipotecados, dados en usufructo, comodato o arrendamiento sino con la autorización expresa del cónyuge no propietario.

Además, la sola interposición de la demanda transforma transitoriamente en familiar el bien de que se trata. Esta última es la razón por la cual los bancos e instituciones financieras exijan en las ventas e hipotecas de propiedades la comparecencia a la escritura del cónyuge no propietario declarando que no ha interpuesto ninguna demanda de bien familiar.

Llámenos al (+562) 2214 2525

Déjanos hacerlo fácil

Ir a contacto