• Sep 2013

Las instrucciones al notario

Aun cuando no están establecidas en nuestra legislación, la gran mayoría de las compraventas de bienes raíces las contemplan. En efecto, las partes le encargan al notario ante el cual se firma la escritura de compraventa la custodia de los documentos bancarios (vales vista o depósitos a plazo) con los que se paga la cuota de contado o el total de precio, según se trate de operaciones con financiamiento bancario o bien pagaderas completamente al contado. Ello, con el objeto que los documentos permanezcan en poder del notario para que posteriormente este último los entregue a alguna de las partes o a un tercero, una vez que se cumplan determinadas condiciones.

Normalmente las instrucciones contemplan la entrega por parte del notario de los documentos que permanecen en su custodia una vez que la correspondiente propiedad haya quedado debidamente inscrita a nombre del comprador en el Conservador de Bienes Raíces. En otros casos, se dispone que ciertos documentos permanezcan en poder del notario además de la inscripción hasta que el vendedor efectúe la entrega material del inmueble al comprador.

Este encargo se hace al notario en atención a la confianza que se deposita tanto en su persona como a su cargo. El notario en el ejercicio de su ministerio es imparcial y jamás favorece a alguno de los contratantes en particular, asegurando a los contratantes, independencia, imparcialidad y conocimiento.

Ellas se materializan en un instrumento anexo a la escritura de compraventa que suscriben los otorgantes, el que junto a los documentos bancarios queda en poder del notario. Copia de las instrucciones y fotocopia de los documentos que permanecen en custodia se le entrega a las partes con indicación del número en que las instrucciones quedaron archivadas en el correspondiente libro del notario.

Fundamental importancia reviste la correcta redacción de las mismas ya que el notario no debe interpretar la voluntad de las partes. A veces resultan vagas, complejas y difíciles de comprender, por eso, deben estar redactadas de modo tal que cualquiera, sin tener que estudiarlas detalladamente, pueda fácilmente entenderlas.

Llámenos al (+562) 2214 2525

Déjanos hacerlo fácil

Ir a contacto